Artículos del Programa Visualizate Triunfando

Eres Fuerte, Eres Rápido, Eres Único September 29 2013, 0 Comments

Una forma sencilla de eliminar la interferencia y liberar tu potencial.

 

¿Alguno de estos escenarios te suena familiar?

  • Sabes que hacer ejercicio físico regularmente te ayuda a sentirte mejor y tener más energía. Decides inscribirte en un gimnasio y pruebas todas la rutinas de ejercicios que el entrenador te recomienda. Pero han pasado tres semanas y te preguntas: ¿Qué me pasa? ¿Sirvo realmente para esto ó es que en la hora de la repartición de los genes del desarrollo físico yo no estuve presente?
  • Tu puesto dentro de la organización, implica el trato con otras personas. Así es que organizas regularmente juntas donde les das a conocer las metas, les das las instrucciones  y tratas de motivarlos. Sin embargo, la mayoría de las veces, parece que tu ayuda no es necesaria y sientes que hasta es rechazada. En otras ocasiones, hay personas que ni siquiera asisten a la junta. Y tu te preguntas: ¿De qué manera puedo ayudar a estas personas para lograr realmente una diferencia en su desempeño?
  • Tu organización no está en el nivel que tu deseas. Haz tratado diferentes estrategias y haz logrado algunos éxitos pero no se han alcanzado las metas y tus empleados no están comprometidos. Pasas los días arreglando problemas internos en vez de aprovechar las oportunidades que se te presentan. Y te preguntas: ¿Qué puedo hacer para aumentar el desempeño dentro de la organización? ¿Cómo puedo lograr que el personal esté comprometido y “conectado en mi mismo canal”?

 

Estos tres escenarios tienen un aspecto en común:

EL DESEMPEÑO.

 

La mayoría de nosotros, buscamos altos resultados en el desempeño. Queremos una organización entusiasta, un equipo de trabajo comprometido, altos niveles de ventas, pero aunque sepamos que es lo que hay que hacer para lograrlos, no siempre tenemos las herramientas para hacer posibles esos resultados.

 

Lo bueno es que: TODOS tenemos el potencial para desarrollarnos mejor.

 

La mayoría de las personas piensan que la mejor manera para incrementar el desempeño, es aumentando el conocimiento.

En algunas ocasiones, esto es cierto, es decir, que la falta de conocimiento puede ser realmente un problema, pero en otras, el mayor obstáculo no es el no saber que hacer sino hacer realmente lo que sabemos hacer y la manera en que lo hacemos.

De aquí, podemos deducir que el potencial de las personas está limitado, no sólo por el conocimiento, sino también  por “ciertas interferencias”.

Además del conocimiento, existen otros tres elementos claves para obtener un alto desempeño, de tal manera que si éstos están “bloqueados”, el desempeño se verá afectado negativamente, en cambio, si están libres de interferencias, el desempeño se elevará.

 

Estos tres elementos son: Fe, Pasión y Enfoque.

  • Fe, está relacionada con lo que nosotros pensamos acerca de nosotros mismos y de los demás. Nuestras creencias.
  • Pasión, está relacionada con nuestra energía, motivación y grado de compromiso.
  • Enfoque, tiene que ver con nuestra atención, hacia donde la dirigimos y cómo ponemos atención.

 

La fe, la pasión y el enfoque, nos ayudan a crear el compromiso que necesitamos para alcanzar un desempeño 10X.

 

El impacto de estos tres elementos es tan significante que lo que separa a las personas de alto desempeño de los demás, es su fe, su pasión y su enfoque.

Por lo tanto, si usted desea aumentar su desempeño, es importante reducir “las interferencias” en estos tres aspectos.

Si la interferencia se presenta en la fe, la persona será insegura; si tiene un bajo nivel de pasión, todo le será indiferente y si no está bien enfocada, será inconsistente en todo lo que realice.

Obviamente que el conocimiento es esencial, usted no puede ser un gran vendedor sino conoce el producto, a los clientes y a la competencia.

Sin embargo, son la fe, la pasión y el enfoque los que impulsan a las personas al alto desempeño dentro de una organización, porque:

  • Ellas creen en la organización;
  • Están comprometidas con su trabajo;
  • Saben enfocarse en los objetivos que la harán exitosa; y
  • Pueden ejecutar su trabajo con el conocimiento que ya tienen.

 Entonces, para tener una organización de alto desempeño y liberar su potencial, debe haber un balance entre el conocimiento, la fe, la pasión y el enfoque así como reducir las interferencias en estos tres aspectos.

 

¿Cómo podemos librarnos de la interferencia?

Todos, de una manera u otra, vemos nuestra fe, pasión y enfoque afectados por interferencias. Algunas de ellas son externas y están fuera de nuestro control, por ejemplo, la economía del país, nueva tecnología, un aumento en la competencia. Pero también tenemos interferencias internas, que tienen que ver con la manera en que cada uno de nosotros respondemos a las interferencias externas y que se refleja en el diálogo interno de los mil gorilas que tenemos dentro de nuestra cabeza: “Tienes que hacer esto inmediatamente. No lo vayas a estropear. ¿Qué dirán los demás?”.

Sí, todos tenemos nuestros gorilas, todos, sin excepción, y el ruido de esos gorilas dentro de nuestra cabeza, es lo que crea la interferencia interna.

Entonces, ¿Qué podemos hacer para liberarnos de la interferencia? La manera más sencilla y accesible es a través del ENFOQUE, es decir, cambiando las prioridades en lo que ponemos nuestra atención y en la manera en que ponemos atención.

Cuando estamos bien enfocados, nuestra motivación aumenta y en ese estado, procesamos las cosas más fácilmente, aprendemos más rápido y generalmente perdemos la noción del tiempo y del espacio, es cuando dices, ¡Que rápido se me fue el tiempo, no me di cuenta! Es en ese estado en que trabajamos casi sin esfuerzo.

Video

Hasta la Próxima.